Nota de Prensa

Jefe de la Misión del FMI considera como “complejo, pero viable” el plan para rescatar el sector eléctrico

  • Esteban Vesperoni asegura que el plan va más allá del tema tarifario, es algo mucho más estructural y polifacético.
  • Considera de vital importancia la reducción de pérdidas para lograr una readecuación de las deudas de la ENEE.

Tegucigalpa, 6 de mayo.- El jefe de la Misión del Fondo Monetario Internacional (FMI), Esteban Vesperoni, consideró hoy que el plan para rescatar a la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) y al sistema eléctrico en general, si bien es cierto es complejo, es completamente viable tomando en cuenta las buenas condiciones macroeconómicas que  presenta el país en la actualidad.

“Los alcances del programa van desde las reformas a la Empresa Nacional de Energía Eléctrica que es un plan complejo, pero viable y que necesita implementación rápida”, declaró.

Agregó que “de las conversaciones que hemos sostenido con las autoridades sobre las políticas para darle sostenibilidad al sector (eléctrico) en general y a la ENEE en particular, se desprende que no son cosas que uno pueda solucionar solamente a través de la política tarifaria”.

En ese sentido, agregó que “la política tarifaria en Honduras tiene un marco institucional para ponerlo en práctica y nosotros creemos que lo que se debe hacer es solamente seguir el marco institucional que ya está establecido para eso”.

Habiendo hecho esto- prosiguió- justamente el tema con el plan para el sector eléctrico y para la ENEE es que es algo mucho más estructural, polifacético, involucra muchas medidas y todos los actores relevantes en el sector.

El FMI identifica ventajas en Honduras

Vesperoni aseguró que desde el punto de vista del FMI, existen tanto ventajas como desafíos en este plan “y yo creo que la gran ventaja en el caso de Honduras es que el marco legal para la reforma del sector eléctrico ya lo tienen, ha sido aprobado por el Congreso hace algunos años y creemos que está en línea con buenas prácticas internacionales”.

En ese contexto, agregó que “Honduras parte de una situación ventajosa en el sentido que ya se han puesto de acuerdo, esos consensos ya los ha alcanzado el Congreso y eso es muy importante”.

Añadió que “por el lado de los desafíos, el tema es que es un plan complejo que tiene riesgos de implementación y que debe ser aplicado con celeridad y va a involucrar a todos los actores relevantes en el sector”.

“La forma en que nosotros vemos este plan es en dos bloques: por un lado, hay un bloque institucional y es aquí donde se debe implementar la Ley Marco del Sector Eléctrico que ya tienen, lo cual implica fortalecer los entes regulatorios, la CREE, crear el operador de mercado, proseguir con la decisión de la ENEE como lo marca la ley”, agregó.

Apuntó que en general son todas reformas que van a hacer que el sector eléctrico funcione con reglas que son internacionalmente razonables.

Y por el otro lado –expresó- hay un bloque más operativo y financiero, el cual es complejo ya que todos los actores deben estar involucrados, hay un tema con la generación.

“Yo creo que los atrasos en los últimos trimestres en los pagos de generación muestran que hay una necesidad de sentarse a conversar  estos temas entre todos los involucrados, inclusive los actores privados”, expuso.

Vital la reducción de pérdidas

El alto funcionario del FMI dijo que otro tema importante es el de la reducción de pérdidas.

“Este es un tema clave, porque gran parte de los problemas financieros y de las presiones que la ENEE está poniendo sobre las finanzas públicas está relacionado con niveles de pérdida muy grandes”, apuntó.

En este sentido –siguió contando-  el gobierno tiene intenciones de sentarse a revisar ese contrato que tiene con la Empresa Energía Honduras (EEH), para ver si el contrato tiene incorporado los incentivos necesarios para poder lanzar un plan agresivo de reducción de pérdidas, que es muy importante”.

Dijo que por el lado financiero el objetivo de las autoridades es tratar de lograr una readecuación de la deuda de la ENEE, la cual es grande, son unos 2,700 millones de dólares incluyendo los atrasos, para extender los plazos y reducir el costo de la deuda, principalmente apalancándose con garantías de organismos multilaterales.

“Todos estos elementos son algo complejo, pero nosotros lo vemos como un plan viable, pero requiere una implementación enfocada, disciplinada y rápida”, concluyó el Jefe de Misión del FMI.

 

 

 

 

Siguenos en Redes Sociales
X